Proyecto Educativo

           El Colegio Ciudadela Montessori nace en 1996 con la determinación de su primera directora,  María Trinidad Alliende Estevéz* (1961 – 2014), de abrir un espacio de cambio y renovación en la educación escolar en Chile. Considerando las expectativas de padres que buscan una alternativa educacional, humana y de calidad, da inicio a un colegio que recoge la propuesta pedagógica de María Montessori. Los postulados de esta permanecen en plena vigencia a nivel mundial por su innovadora y sólida estructura metodológica.

           La pedagogía Montessori es una intuición de María Montessori, primera médico italiana de fines del siglo XIX, que surge al tener que hacerse cargo de un grupo de niños de un anexo del Hospital de Roma. Ella, sin propósitos ni estudios pedagógicos, se instala en la sala con los niños y ante la pregunta “¿Qué hacer?”, se sienta a observarlos.  Esta actitud y la respuesta posterior de los niños funda lo esencial de la pedagogía Montessori:

           Observar al niño para conocer sus necesidades permite facilitar el despliegue de sus potencialidades.

           María Montessori tiene largas conversaciones con Anna Freud, hija de Sigmund Freud.  Esta relación y las reflexiones en torno a los dolores del hombre adulto como resultado de sus experiencias de niño, la lleva a afirmar: “El niño es el padre del hombre”. Por lo tanto, es necesario cuidarlo para que llegue a ser un adulto sano, fecundo, pleno.

           El Colegio Ciudadela Montessori se propone ser un espacio de educación escolar en el cual los alumnos que ahí se formen se caractericen por ser personas con capacidad emprendedora, creativa y sentido de comunidad; dispuestos a trabajar en la construcción de la sociedad del siglo XXI poniendo un sello fraterno y trascendente. Somos un colegio pequeño no masivo, centrado en la persona, que busca ser como una casa para los miembros de la comunidad y especialmente para nuestros alumnos.

Compartimos y estamos comprometidos con trabajar por entregarles a los alumnos una visión antropológica del ser humano que considera que:

1) El ser humano encuentra la felicidad y la plenitud que dan sentido a su existencia en la búsqueda libre y responsable de propósito, trascendencia y verdad.

2) La familia es la base de una sociedad sana y feliz.

3) Los padres tienen el derecho, deber y privilegio, de ser los primeros educadores de sus hijos. Por lo tanto, son los padres quienes definen el marco valórico adecuado para la crianza.

4) La vida empieza en la concepción y termina con la muerte natural. Debemos tener siempre presente y actuar en forma responsable sin  perder de vista nuestra capacidad de generar vida

5) Debemos ser los primeros responsables de nuestro autocuidado, buscando una alimentación sana y evitando exponernos a elementos que dañen nuestro cuerpo o alteren y debiliten nuestra voluntad.

* Profesora de Historia y Geografía de  la Pontificia Universidad Católica con formación en la Asociación Montessori Internacional y en el Centro de Estudios Montessori en Chile